jueves, 8 de julio de 2010

Cosas.

Un tipo sale de trabajar muy cansado a las 16hs. Se dirige casi sin pensar a una plaza, y se sienta en un banco que está casi en el medio, y digo "casi" porque se encuentra un metro más a la izquierda de lo que debería estar para poder afirmar con exactitud que está en el medio de la plaza.

Una vez sentado, se cruza de piernas y empieza a mirar a su alrededor. Justo frente a él, hay dos viejas muy maquilladas que comentan las novedades del barrio:
-Vió Elda? Ayer asesinaron al pibe que podaba los árboles allá por casa.
-Ay no me diga! Era tan buen chico! No como el hermano, que siempre andaba metido en líos. Se enteró que embarazó a la chica del almacén?
-Si, ya me lo había contado Doña Hermiña. Ella misma vio con sus ojos como los dos protestaban y se peleaban, y él se puso violento.
-Yo sabía que ese chico tenía un mal temperamento, pero... ¡dejar embarazada a una pobre chica! ¡Qué descarado!

En ese momento pasó un conocido del hombre, se le sentó al lado y lo saludó. Éste lo hizo callar de forma casi violenta, diciendo que no lo dejaba escuchar. Ofendido, el personaje que recién acababa de llegar, se fue, sin que el tipo lo note.

A medida que el diálogo se iba poniendo cada vez más morboso, el hombre, aunque no conocía los personajes de los que hablaban, se interesaba cada vez más, y escuchaba con atención. Luego de un rato de charla, las viejas se despidieron hasta mañana y tomaron caminos diferentes.

El tipo, aún sentado en el banco que estaba casi en el medio de la plaza, giró su cabeza hacia la derecha para observar a unos chicos jugando al fútbol. Se metió de lleno en el partido, y aunque no los conocía, se emocionó cuando uno de los equipos metió un gol y no pudo evitar lanzar un grito de "VAMOSS!!!" al tiempo que agitaba sus manos.

Volvió a tomar ubicación en su asiento, y giró nuevamente, pero esta vez hacia la izquierda, para enfocar su mirada en unos policías que se estaban llevando a dos chicos, a unos metros de donde él se encontraba. Prestando atención, pudo entender que, por lo que hablaban, los chicos habían estado molestando a una compañera suya del colegio al salir, y la habían golpeado. Los policías se los llevaban a la comisaría para luego hacer que sus padres se enteren y tomen las medidas necesarias para que no vuelva a ocurrir. El tipo sonrió, al ver esa situación, aunque horrible, era una historia para contar mañana a sus compañeros de trabajo.

Continuó buscando qué mirar, pero no había nada. Giraba ciento ochenta grados hacia un lado y hacia el otro, buscando algo interesante para ver, pero nada lo conformaba: Ni las palomas, que de a miles, comían restos de un algodón de azúcar que unos chicos habían dejado, ni los árboles, que quietos anunciaban que se acercaba el otoño, ni las personas que pasaban por ahí, nada despertaba su interés.

En un momento, y por suerte para él, una pareja discutía. Al parecer ella había engañado a su novio con otro chico. En medio de gritos y un posterior llanto de parte de ella, le confesó que estaba embarazada, y que el verdadero padre era Julio, el hermano del chico que podaba los árboles, y también le confesó que iba a dejar su trabajo en el almacén para buscar algo mejor. Él, en un ataque de ira salió corriendo a buscar al futuro padre, mientras que ella se sentó en el pasto a llorar. La gente pasaba y la miraba, pero nadie le decía nada.

Un rato más tarde, luego de que el hombre se entretuviese contemplando el llanto de la mujer, casi morbosamente, se aburrió y continuó buscando con su vista otros puntos de interés. Hacia la derecha, encontró un grupo de mujeres haciendo una especie de ejercicios en el pasto. Interesado, el hombre trató de recordar algunos de ellos para luego repetirlos en su casa.

Pasado un tiempo, ya siendo de noche y con mucho sueño, el tipo se levanta del banco que estaba casi en el medio de la plaza y se va a su casa. Llega, come algo rápidamente y se va a dormir.

Al otro día, el tipo se levanta temprano, como siempre, pero con una brillante idea.

Y fue así como en la década del 20, un tipo inventó la televisión.




http://paradoenelabismo.blogspot.com

4 comentarios:

tojoshan dijo...

Elda y Hermiña

Pablix dijo...

Toda una innovadora. Hermiña ya en los 20, con sus anteojos, había sentado las bases para el movimiento pscodélico de los 60.

la pequeña cris... dijo...

love it! lindo blog!

SoLciTo* dijo...

Pobre piba llorando!!
un beso genio, muy entretenido el blog =)