domingo, 5 de junio de 2011

¿Qué es el arte?

Esta es una pregunta casi de esas que acompañan al hombre a lo largo de su historia, y por más que algún cómico te diga "es cagarte de frío" sabemos que estamos lejos de esa respuesta, a menos obviamente que se nos ocurra contemplar la belleza de un cuadro de Mondrian en medio de la antártida, aunque eso, más que arte, es ser medio pelotudo.

Wikpedia (que tranquilamente ya podríamos decir que es como -o mejor- que un diccionario de la RAE, aunque muchos duden de su contenido) define al arte como "...cualquier actividad o producto realizado por el ser humano con una finalidad estética o comunicativa, a través del cual se expresan ideas, emociones o, en general, una visión del mundo, mediante diversos recursos, como los plásticos, lingüísticos, sonoros o mixtos."

Sabiendo entonces que el arte es en sí una expresión del humano para generar comunicación o con un fin estético... ¿Por qué mierda todos dicen que lo que hacen es un arte?

"El arte de cocinar mandioca los martes a la mañana", "El arte de arreglar un carburador con un encendedor y una percha", "El arte de navegar en barco por el pacífico" y muchas otras cosas que hacen sentir a la gente importante, porque creen que lo que hacen es arte.

¿De qué estamos hablando señores? Uno podría justificarse y decir "...porque cocinar mandiocas los martes a la mañana es una expresión del hombre que transmite el estado de ánimo del cocinero y genera emociones distintas en cada uno de los comensales", pero yo digo que nos dejemos de joder y que al pan, pan, y al vino, gracias.

Todo bien con que le tengamos aprecio a nuestras actividades, pero si empezamos a decir que todo es arte y a devualuar entonces el verdadero valor del arte, DaVinci va a revivir, lo va a llamar a Miguel Ángel, y mediante una poción mágica que incluye pelo del bigote de Dalí y cera de la oreja de Van Gogh (al primero que mencione la bandita gallega lo cago a piñas) para revivir un ejército de Dadaístas que destruyan el mundo en el nombre del verdadero Arte.

Obviamente, encontramos dentro de las ramas del arte, personas que hacen cosas que muchos dicen "¿y por esto le pagaron veinte millones de dólares?" como por ejemplo, cuando uno ve un cuadro de Jackson Pollock que no es más que un montón de manchas, potenciadas con basura, e incluso pis del artista. Pero el arte, supongo, es eso.

Hacer pis en un cuadro y que te paguen en dólares de seis o siete cifras. Como siempre, la culpa no es del que lo vende, sino del que lo compra, pero si sos un jeque árabe y tenés que impresionar a tu harem de 200 mujercitas, es obvio que con un pancho y una coca no las vas a cautivar, a menos que ese pancho y esa coca hayan salido millones de dólares. Pero es mejor comprar una obra de arte, que dura un poco más de tiempo, y no te la querés comer, a menos claro, que a Marta Minujín se le ocurra hacer un cabildo de gelatina, y como su gran concepto de arte efímero invita a destruir la obra, podría invitar a cada uno de los espectadores a participar de la obra y comérsela.

Pero en fin, dejen de categorizar todas las actividades del ser humano como arte, y pónganse a laburar!!!!!!!!!!!

Y por favor!!! Dejen de sacar libros que se llamen "El arte de..."


Sin afecto,
Paradoenelabismo S.A.
Muchas gracias.

2 comentarios:

Foxy dijo...

me gusto lo del cabildo de gelatina.. patentala, porque capaz q marta te la toma prestada.. y si.. el arte de robar (?).... jajajjajjaa

Pablix dijo...

JAJA Puede ser... igual si me deja comerme un pedazo de cabildo estamos a mano. Grande Marta!!