lunes, 30 de diciembre de 2013

Pequeño Manifiesto del Abismo

PEQUEÑO MANIFIESTO DEL ABISMO

El abismo es atemporal, atípico, sincero e infinito, donde se especulan las más diversas cuestiones, se divagan las seguridades, se examinan los imposibles. No se trata de una cosa, no se trata de un lugar, ni de una época. Es abstracto por definición, y sus intenciones no son buenas. Tampoco malas. Aunque en su esencia existe la maldad, y aflora cuando algo necesita dejar de ser, explotar. El abismo entonces, no puede ser definido por simples palabras, ni por complejas. No puede entonces ser definido verbalmente, ni incluso mentalmente. No existe. No es. No sabe. Inventa. Destruye. Repara y niega. Baja a lo más alto y se da vuelta.

El abismo puede ser violento, pero de una forma totalmente calmada, gusta de la introspección y de la autodestrucción. El abismo provoca y esquiva, llora y entristece, y llora de risa cuando puede. Se autodestruye de nuevo y crea a partir de ese quiebre. Nace, crece, envejece y muere. Nace, crece, envejece y muere. Nace, crece, envejece y muere. Nace, crece, envejece y muere. Nace, crece, envejece y muere. Nace, envejece, muere y crece. El abismo entonces, es azar. Es etéreo, y por lo tanto, el abismo no existe, porque no tiene razones para existir.

¿QUÉ ES ESTAR PARADO EN EL ABISMO?

Claramente, no es estar al borde del abismo, ni sobrevolándolo, ni nada de eso. Es estar en las profundidades, cayendo constantemente, porque el abismo es infinito. Nunca existe un suelo donde estrellarse. Es la sensación de caída libre constante, donde incluso resulta hasta cotidiano estar cayendo y nos libra de la caída y del susto que quizás surge en un principio. También es el vértigo de no ver el fondo, la incertidumbre del final, combinados con la calma que eso mismo produce, cuando uno se hace consciente de que caerá por siempre y permanecerá en suspensión por la eternidad. Sin morir, sin dormir, con momentos de dolor y de calma. Quizás la única forma de salir del abismo sea seguir cayendo, esperando que de alguna forma se termine, para bien o para mal.

¿POR QUÉ EXISTE ESTE PROYECTO?

Muchas almas curiosas se preguntan por qué existe esto de Parado en el Abismo. La respuesta es simple: Porque puedo. Así como un músico graba un disco para difundirse, yo decidí que este proyecto letrístico (porque creo que literario le queda grande) sea difundido a través de pequeños libritos dejados al azar en la vía pública, y al azar también en la web.

Es un proyecto autogestionado y autosustentado, y aunque muchos quizás cuestionen que por mucho tiempo los abismitos han sido gratis, yo justifico los gastos como cualquier persona que paga por hacer algo que le gusta. Y gracias a estos abismitos, regalados, repartidos y relocos, el abismo crece, conoce, y sobre todo, existe. Dejando de esta forma todo lo escrito en el manifiesto del abismo, como una total blasfemia, una ilusión, una mentira.

----
Gracias a todos los que colaboran con este proyecto simplemente existiendo.
http://www.facebook.com/paradoenelabismo

2 comentarios:

José A. García dijo...

¿Esto es sólo un manifiesto o es, también, una suerte de despedida?

Espero que no sea así... ¿qué leeremos los que sólo leemos blog si todos emigran a otra plataforma tan o más herida de muerte?

Saludos

J.

Pablix Pebablds dijo...

José: Tranquilo, es sólo un manifiesto en medio de todo este caos.

No pienso agraciarlos con la suerte de mi despedida por el momento :)