jueves, 13 de febrero de 2014

(D)escribir

Es cortarse la piel y arrancarla de la carne, de los músculos, y sin ella tirarse sobre un lienzo en blanco y comenzar a dar vueltas impregnando un rojo fuerte que se va oscureciendo con el tiempo, pero no se va.

Es abrirse la cabeza con un martillo, llenarla de caramelos, de limones, de serpientes y pegarla de nuevo así, rota y remendada para conectarla nuevamente. Es conectarse con el mundo del que nos desconectamos.

Es abrir una puerta sin salida, es romper los ladrillos y encontrar adoquines, es destruir los adoquines y encontrar madera, es hacer una puerta con esa madera.

Es tenerlo todo y perderlo en un segundo, sentirse liviano, tirar bolsas de arena. Prenderse fuego el pelo y tirarse al río, caer metros sin fin sin tocar el suelo. Flotar a la superficie sin descomprimirse. Es reventar sentado.

Es donar un órgano invisible a alguien que no lo estaba esperando, es compartir la sangre, los huesos, la carne, es abrigarse con la piel del otro.

Es quitarse los zapatos, golpearse los pies, amputarse las manos, sacarse los ojos, coserse las orejas.

Es tallar los propios huesos, crear formas, abrir colores, escuchar silencios.

Es compartir, es paz.

Es ser.

7 comentarios:

Basta dijo...

Es donar un órgano invisible a alguien que no lo estaba esperando, es compartir la sangre, los huesos, la carne, es abrigarse con la piel del otro.



Me parece que te dejé de odiar.

Pablix Pebablds dijo...

Basta: Dejaste de odiarme? Voy a tener que esforzarme más ahora.

Salomè dijo...

qué bello.
te linkeo...

José A. García dijo...

Es ser y, también, estar. Como dirían los yanquis.

Saludos

J.

Seba77 dijo...

Con el primer párrafo supongo que te referís a la mina que se tatuó el nombre de su novio y cuando se enteró que la cagaba se cortó el cacho de piel y le mandó el cacho de piel por correo.

Ojo, también es dejarse llevar, poder ser alguien que uno no es, en un mundo donde todos pueden ser todo lo que quieran (y más).
Eso lo es lo lindo, no hay límites más allá de los que imponga la imaginación.


Yo, por ejemplo, no me llamo Seba, ni me apellido 77, y (esto es lo que más sorprende a todos) tampoco soy un perro.

¡Saludos!

Seba77 dijo...

Y me acabo de dar cuenta que escribí "Cacho de piel" dos veces seguidas. Eso me pasa por firmar blogs sin leer lo que pongo después de tomar whisky.

Pablix Pebablds dijo...

Salome: Gracias! :)

Jose: To be.

Seba77: No importa que no te llames Sebas, ni te apellides 77, ni seas un perro. Lo que me ofende es que no me convides Whisky. Abrazo!