viernes, 29 de agosto de 2014

Efervescente

Botellas caen, vidrios, humedad.
Los manteles, clavados, soportaban los vientos.
Las copas, dobladas, chillaban de dolor.

Voces, ruidos, gritos, silencio.

Se transformaban en cosas, en sombras, en formas.
Eran deformes, negros, blancos y azules. Celestes también.

Paranoia, mil, millón, bi.

Alfileres en la panza, espadas por la nuca,
El pelo mojado, la garganta ácida.
El estómago efervescente.

2 comentarios:

José A. García dijo...

Nada como un pic-nic con los compañeros del colegio el día del estudiante...

J.

Pablix Pebablds dijo...

José: Con vino y fanta en una botella cortada, obvio.