miércoles, 26 de septiembre de 2012

Cuando Todo Explote


Por la ventana, del lado de afuera, me miraba fijamente un hombre vestido de gris, sin expresión. Me acerqué a la ventana despacio, y sin moverse, permaneció allí algunos minutos. Sonaba el teléfono, la televisión se prendía y se apagaba sin mostrar imágenes, el microondas se prendió, la heladera se apagó y el timbre sonaba de forma entrecortada mientras miraba a los ojos al extraño hombre parado bajo la lluvia en mi jardín.

Sus pupilas se dilataban mientras, estático, miraba al cristal sin ver del otro lado, y yo, acercándome, mirando hacia el otro lado sin ver el cristal. No sentía miedo, pero tenía una curiosidad inocultable, mientras avanzaba ya casi llegando al vidrio de la ventana con una de mis manos. El hombre parpadeó una vez, las luces se cortaron por un instante. Volvió a parpadear, el televisor empezó a mostrar manchas en blanco y negro que parecían aceite y agua.

Finalmente, el hombre cerró los ojos bruscamente al mismo tiempo que mi mano tocó el vidrio. El microondas explotó, dejando una estela de chispas que caía al piso junto con el cable, que aún conectado, se mezcló con el charco que dejó la heladera al apagarse.

Recuerdo una explosión.

Ahora llovía, y yo estaba atrás del vidrio, sin parpadear, mirando para adentro y deseando que alguien toque el vidrio nuevamente.

5 comentarios:

Geraldine, dijo...

realmente siniestro....como me gusta a mi...jajajaja...beso!

Eva Letzy dijo...

Qué bueno!!! No pude quitar los ojos del corto texto hasta el final...
Saludos

Yashira dijo...

Muy bueno Pablix, qué intranquilidad te genera la situación, uy... Me gustó mucho amigo.

Un abrazo,

José A. García dijo...

Los microondas sólo explotan una vez. Después se incendian los hogares.

Suerte!

J.

Pablix Pebablds dijo...

Geraldine: Si te agrada lo siniestro, el abismo es tu lugar!

Eva: Me alegro! Tené cuidado que tus ojos no queden pegados :)

Yashira: Gracias querida!!

Jose: Dicen que están desarrollando microondas que explotan dos veces, para más fuego!