jueves, 10 de octubre de 2013

Cuando tu Única Acción Posible es Correr

La mirada se afina como una aguja, mientras que las cejas se fruncen. Los puños apretados dan lugar a las primeras zancadas, siempre precedidas por una a mayor velocidad.

El pasillo es tan angosto que ante algunos descuidos leves, su hombro se raspa con la pared. Línea recta interminable.

Atrás, gritos.

La mirada al frente con la cabeza levemente inclinada hacia adelante, los oídos atentos a los ecos que retumbaban en el musgo del techo.

¿Detenerse? ¿Parar?

Los pies gastados, corroídos, la vista fija, la mente nublada. Los ladrillos que retroceden a su pasar. Los pies insistiendo una y otra vez contra el suelo, transpirando, temblando.

Siempre.

2 comentarios:

José A. García dijo...

Y que la vida se convierta, poco a poco, en una huida permanente...
Aunque no sepamos de qué ni por qué.

Saludos

J.

Pablix Pebablds dijo...

Jose: Creo que siempre vivimos en una huida permanente, aunque no nos demos cuenta de ellos. Saludos!